Por qué no debería nunca usar WhatsApp para la empresa

Cuando Facebook adquirió WhatsApp por 19.000 millones de dólares en 2014, fue el mayor acuerdo de la historia para una empresa de nueva creación respaldada por una empresa de riesgo. El motivo del precio de venta masivo fue el fenómeno mundial en el que se estaba convirtiendo WhatsApp.

En el momento de la adquisición, WhatsApp contaba con 500 millones de usuarios activos mensuales, que en mayo de 2020 han aumentado a más de 2.000 millones de usuarios.

Aunque en un principio se pretendía que fuera una aplicación de mensajería personal, los empleados han empezado a utilizar WhatsApp para la comunicación empresarial. Debido al precio de WhatsApp (es gratuito) y a su facilidad de uso, puede parecer una atractiva solución ad hoc para la comunicación en el lugar de trabajo, especialmente para los empleados móviles de primera línea.

Aunque WhatsApp es excelente para comunicarse con amigos y familiares, hay muchas razones por las que el uso de WhatsApp para la comunicación en el lugar de trabajo es una muy mala idea.

Aquí tiene algunos de ellos.

Comunicaciones empresariales seguras: El registro de privacidad de datos de WhatsApp es pésimo
WhatsApp ha sido muy criticado por su fracaso en proteger la privacidad de los datos de sus usuarios en el pasado. Es más, el Tribunal de Justicia Europeo dictaminó que las empresas tecnológicas estadounidenses, en concreto Facebook, no ofrecen un nivel adecuado de protección de los datos personales de sus usuarios europeos.

Si sus empleados utilizan WhatsApp para la comunicación empresarial en sus dispositivos móviles personales, están exponiendo a su empresa a graves violaciones de datos y riesgos de seguridad.

A pesar de todos los riesgos legales, éticos y personales asociados con el uso de WhatsApp para las comunicaciones en el lugar de trabajo, los empleados siguen haciéndolo todos los días.

La comunicación desarticulada perjudica la productividad

Otra de las principales desventajas de utilizar WhatsApp para la comunicación en el lugar de trabajo es que a veces puede crear más confusión y caos. Hacer malabarismos con múltiples chats de grupo, sin gestión de usuarios y con nombres de usuario poco profesionales como “Dragon Princess” hacen que la gestión de la comunicación empresarial a través de WhatsApp sea una pesadilla.

Toda esta confusión conduce en última instancia a una comunicación en el lugar de trabajo poco clara, desarticulada y desconectada. Al final, WhatsApp perjudica la productividad más de lo que ayuda. Si dedica quince minutos de cada turno a intentar averiguar a qué grupo de chat se envió su lista de comprobación de cierre, entonces está en contradicción con el propósito.

También puede dar lugar a errores embarazosos cuando los empleados publican accidentalmente mensajes personales en un chat de trabajo o comparten su ubicación de WhatsApp Live con su jefe por error. Al final, WhatsApp es simplemente desordenado, ya que fue diseñado para la comunicación personal.

La falta de gestión de usuarios crea problemas de seguridad

En lo que respecta a la mensajería segura, WhatsApp ocupa el último lugar de la lista. La aplicación está siendo constantemente hackeada. Está repleta de estafadores y es vulnerable a los ataques de malware.

Pero aparte de todo eso, las deficiencias de la mensajería de grupo de WhatsApp y la falta de una gestión de usuarios escalable introducen una serie de problemas de seguridad adicionales.

Los grupos de WhatsApp están limitados a sólo 100 personas, por lo que si dirige una gran empresa es imposible escalar sus comunicaciones internas a toda la empresa.

La descargar GBWhatsApp y la gestión de usuarios de WhatsApp se convierte rápidamente en un problema enorme para la dirección y los recursos humanos. Si una persona en un chat cambia su número de teléfono y no se le elimina de los chats de WhatsApp en los que está, el nuevo propietario del antiguo número de teléfono seguirá recibiendo todos los mensajes de los chats.

¿Ves lo que queremos decir con falta de seguridad? Es más, no se puede controlar quién tiene acceso a los chats grupales (quien los crea lo hace, por lo que son difíciles de gestionar. Además, si tus empleados no quieren compartir sus números privados con sus colegas, no podrán unirse a los grupos de chat del trabajo en sus teléfonos móviles.

You May Also Like

About the Author: Lic. Miguel Matallana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *