Redefiniendo un ambiente de oficina limpio

La pandemia de COVID-19 nos está cambiando de muchas maneras, una de las más notables es nuestra definición de limpieza. El desinfectante de manos, el jabón de manos y las toallitas desinfectantes son difíciles, si no imposibles, de encontrar en las tiendas. Ya no sólo nos preocupa la suciedad que podemos ver; nos estamos protegiendo contra un virus altamente contagioso, así como contra todos los gérmenes invisibles que siempre hemos intentado limpiar.

Es una preocupación física que conlleva una importante carga mental y emocional. Mientras las empresas consideran cómo hacer la transición de las personas al lugar de trabajo, las formas en que limpiamos, desinfectamos y sanitizamos no sólo deben cambiar, sino que también deben ser más transparentes. El primer paso es simplificar la complejidad de lo que significa una oficina limpia.

Un resquicio de esperanza aquí es que se está abriendo un nuevo diálogo entre los fabricantes y los gerentes de las instalaciones. La información sobre cómo limpiar de forma segura los materiales utilizados en una variedad de aplicaciones de mobiliario siempre se ha incluido en los folletos o manuales que acompañan a los productos.

Estas descripciones detalladas pueden ser fácilmente dejadas de lado hasta que se necesiten. Los expertos de en materiales de superficie sugieren que, al igual que comprobamos las etiquetas de nuestra ropa antes de lavarla, también deberíamos comprobar las directrices de limpieza de los tejidos y las superficies en el lugar de trabajo y utilizar el método que tenga menos probabilidades de causar daños sin dejar de ser eficaz.

Ahora que la atención se centra en el control de las infecciones, esta información sigue acompañando a cada producto, pero también se está volviendo más fácil de usar y hay un renovado interés en una conversación mutuamente beneficiosa entre los expertos en materiales y las personas que se ocupan de los lugares de trabajo en todo el mundo.

A medida que se hacen nuevos descubrimientos científicos sobre la transmisión de virus, continuaremos añadiendo a nuestro conocimiento sobre lo que puede detener la propagación del virus. Pero después de más de un siglo de utilizar laboratorios internos para probar rigurosamente nuestros productos, podemos compartir lo que sabemos ahora mismo ayudando a definir algunos términos comúnmente utilizados (y mal utilizados).

Limpiar, desinfectar y sanear no es lo mismo.

La limpieza elimina los gérmenes, la suciedad y las impurezas de las superficies u objetos con jabón (o detergente) y agua. La limpieza no necesariamente elimina los gérmenes, pero reduce su número y el riesgo de propagación de infecciones.

Para la desinfección se utilizan productos químicos (por ejemplo, desinfectantes registrados por la EPA) para matar los gérmenes de las superficies. No necesariamente limpia las superficies sucias ni elimina los gérmenes, pero al matar los gérmenes de una superficie después de limpiarla, puede reducir el riesgo de propagación de la infección.

La desinfección reduce el número de gérmenes en las superficies u objetos a un nivel seguro. Utilice mamparas para dividir ambientes y oficinas. También limpie o desinfecte las superficies y los objetos para reducir el riesgo de propagación de la infección.

Los productos de limpieza utilizados para eliminar las manchas no siempre son desinfectantes eficaces y viceversa. Para obtener más información sobre las recomendaciones específicas de limpieza y desinfección para superficies duras y blandas, visite nuestra página “Limpieza de sus productos Steelcase” en línea.

Elegir una empresa de desinfección

Además de estudiar la forma de limpiar los productos existentes, las organizaciones están considerando qué materiales deberían añadir en el futuro. La buena noticia es que las oficinas no se limitan a unas pocas opciones que pueden parecer muy clínicas, sólo porque necesitan limpiar y desinfectar con un producto limpiable con lejía.

Más allá de la limpieza y la desinfección, otra pregunta común es sobre los aditivos antimicrobianos. Es importante señalar que los antimicrobianos no se traducen en protección contra los virus y no siempre se recomiendan.

¿Qué son los antimicrobianos?

El término antimicrobiano indica una propiedad o función de un material que mata o inhibe el crecimiento o la acción de microorganismos que incluyen bacterias, hongos y virus. Los antimicrobianos pueden provenir de un atributo material inherente, una estructura física o un aditivo químico.

Los antimicrobianos pueden dirigirse a grupos específicos de microorganismos (por ejemplo, antibacterianos, antifúngicos, antivirales), a miembros específicos de un grupo o pueden actuar de manera más amplia.

Si desea conocer más visite este sitio web y cuide su salud.

You May Also Like

About the Author: Lic. Miguel Matallana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *